Mujeres de diversas organizaciones feministas, organizaciones sociales y colectivos diversos de Oaxaca realizamos distintas acciones para conmemorar el Día Internacional de las Mujeres y sumarnos al llamado internacional de la Huelga Feminista con el objetivo de expresar nuestro descontento ante la situación de violencia machista, agresiones a defensoras de derechos humanos, falta de reconocimiento al trabajo de cuidados, así como por las pésimas condiciones laborales y de estudio que enfrentamos las mujeres.

Las actividades realizadas el pasado 8 de marzo arrancaron con un Ritual que nos conectó entre nosotras, el universo y la Madre Tierra. Mujeres poseedoras de conocimientos ancestrales sincronizaron nuestras energías para nuestra protección en un contexto de violencia creciente y generalizada. Después se dio inicio al Foro Político, Cultural y Artístico en el que se recordó la lucha histórica de las mujeres y su participación en las diferentes esferas de la vida. A través de distintas manifestaciones artísticas como la danza, la poesía y la música se visibilizo y denuncia el trecho de desigualdad en que nos encontramos las mujeres.

La siguiente actividad fue una marcha de alrededor de 300 mujeres que inició en la Calzada de la República a la altura del busto en honor a Brígida García, madre de Benito Juárez. Durante el trayecto intervenimos las 17 estatuas de los hombres ilustres para visibilizar la importancia del trabajo doméstico que hacemos las mujeres y que no es ni visibilizado ni reconocido; también para demandar que fuimos borradas de la historia pues a lo largo de esa Calzada no existe ningún homenaje a alguna mujer, sabiendo que nosotras tuvimos una participación importante en la construcción de la democracia en Oaxaca, México y el mundo.

Finalizamos las actividades con un Gran Concierto de Mujeres Oaxaqueñas. Participaron Martha Toledo, Ana Díaz, Banda Filarmónica “Viento Florido” de Tlahuitoltepec; Silvia María y la China Sonidera, en la que se hicieron intervenciones de diversas mujeres que remarcaron los desafíos por la lucha de los derechos, romper el techo de cristal, la fortaleza a la unidad de las mujeres, la importancia de un educación laica y feminista, refrendaron que la unidad y sororidad son bases fundamentales para seguir en la lucha por nuestros derechos.