• Consorcio Oaxaca condena la falta de capacidad gubernamental y exige sanción y destitución a las y los servidores públicos que nieguen, impidan o dilaten la adecuada atención a las víctimas.
  • Consorcio Oaxaca crea plataforma virtual para la documentación de violencia feminicida en Oaxaca

Durante el primer año del gobierno de Alejandro Murat 120 mujeres y niñas fueron víctimas de feminicidio, ello representa la cifra anual más alta en la historia de Oaxaca, con un incremento del 30% comparado con el el primer año de gobierno de Gabino Cué. La violencia feminicida va en aumento acelerado y el gobierno no da certeza de tener capacidad ni voluntad política para actuar en consecuencia.

Este incremento en la violencia está corroborado con el registrado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) que señaló recientemente que mientras en 2016, siete mujeres en México eran asesinadas diariamente, actualmente ocho lo son. La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) señala que de los 12 feminicidios que ocurren en América Latina, siete se dan en nuestro país. De acuerdo con el INEGI, entre 2014 y 2016, Oaxaca se ubicó entre las 11 entidades con los más altos índices de muertes violentas contra mujeres en México.

En nuestro estado, son los Valles Centrales la región en donde se comete el mayor número de feminicidios, 32 durante el primer año de Murat; seguido del Istmo en donde se cometieron 24 y de la Costa, en donde se contabilizaron 20.

En el 56% de los feminicidios las mujeres fueron asesinadas a balazos, lo que nos hace preguntarnos ¿de dónde se sacan las armas? ¿qué control tiene el estado sobre este fenómero del tráfico y portación ilegal? ¿se trata de mujeres víctimas del crímen organizado que ha venido controlando las regiones del estado?

Resulta evidente que en la práctica, las autoridades son omisas e ineficaces para impulsar una política pública integral que evite que la espiral de violencia contra las mujeres siga creciendo. Por otro lado hay una intención gubernamental de invisibilizar la gravedad de los feminicidios en Oaxaca a la hora levantar las denuncias pues no se han seguido los criterios del protocolo de feminicidio aprobado para el tratamiento de estos delitos. La falta de voluntad y capacidad para investigarlos como feminicidios arroja cifras muy por debajo de los reales.

Las formas de violencia utilizadas para ultimar a las mujeres demuestran también un incremento en el odio y la saña,  a través de métodos que implican el uso excesivo de la fuerza física, como: asfixia, golpes, degollamientos o puñaladas,  y ello expresa la diversidad de actores de quienes cometen dicho delito, el cual puede estar vinculado en muchos casos, a otros como la trata o el crimen organizado.

Por otro lado, la normalización de la violencia familiar a nivel social y la falta de actuación de las autoridades cuando las mujeres acuden a denunciar a sus parejas o exparejas agresores, se topan con la deficiente o nula atención y protección que reciben y ello ha derivado en más feminicidios, como lo muestra el que en el 62% de los casos en los que es posible conocer al agresor, éste era el compañero sentimental de la víctima (esposo, novio, concubino, pareja). Este año, en los diarios locales se registraron 102 casos de violencia familiar, evidentemente los que suceden en la realidad rebasan por mucho está cifra.

Como hemos venido denunciando, cada vez más, la violencia contra las mujeres y niñas cobra vidas a edades más tempranas, pues el rango de edad en el que se comete el mayor número de feminicidios en Oaxaca es entre los 18 y 30 años. Esto hace evidente el vacío de una política preventiva de la violencia, respecto a la educación y acceso al desarrollo de oportunidades para las mujeres y las niñas, para generar relaciones igualitarias y libres de patrones machistas: la violencia en el noviazgo, los delitos sexuales de los que en este año documentamos 83, las desapariciones de las que durante el primer año de gobierno de Alejandro Murat registramos 78, el mayor registro de desaparecidas que hemos tenido en la última década. El precario presupuesto que se destina son caldo de cultivo para perpetuar e incrementar la violencia feminicida.

Se crea plataforma virtual sobre la violencia feminicida en Oaxaca

Una de las acciones permanentes de nuestra organización y de otras entidades de la sociedad civil ha sido el monitoreo y documentación de estos delitos que lesionan la vida y seguridad de las mujeres y niñas. Desde 2004 hemos ofrecido datos contundentes con el propósito de mostrar la gravedad de la violencia en sus diferentes tipos y ámbitos, hemos realizado informes ciudadanos periódicos y propuesto iniciativas de políticas públicas y cambios legislativos para poner freno a la violencia y avanzar en el acceso a la justicia. Hemos intepelado a legisladores y funcionarios de los distintos ámbitos de gobierno para que tomen con seriedad su función de garantizar la vida y bienestar de la población femenina. Hoy damos un paso más en ese camino con la
creación de una plataforma virtual de acceso público.

Los datos ofrecidos por Consorcio Oaxaca, los podrán encontrar en la plataforma virtual de violencia feminicida que a partir del día de hoy es pública para quienes deseen investigar respecto a este tema. La dirección de acceso es https://violenciafeminicida.consorciooaxaca.org.mx, la cual contiene testimonios, definiciones, legislación y estadísticas en relación a los feminicidios, la violencia familiar, la violencia política, los delitos sexuales, las desaparecidas y los suicidios, además de contener una biblioteca especializada en estos temas.

Con este espacio virtual queremos contribuir al acceso a la información de quienes tienen interés en este tema y que a falta de un registro por del Estado, como ordena tanto la Ley Federal y Ley Estatal de acceso de las mujeres a una vida libre de violencia.

Ante el silencio del gobernador, la impunidad, la corrupción y la incompetencia de una Secretaría de la Mujer creada como elefante blanco de este gobierno, así como de los funcionarios públicos que tienen a cargo la procuración de justicia como es el caso de la Fiscal “Especializada” para la Atención a Delitos Contra la Mujer por Razón de Género, las organizaciones de la sociedad civil realizamos acciones que buscan alertar y denunciar las deficiencias de un Estado que no ha sabido actuar con contundencia ante la creciente ola de violencia contra las mujeres, que advertimos, puede seguir creciendo y de lo cual responsabilizamos al gobierno de Alejandro Murat. Pues sin duda alguna el haber convertido la Vicefiscalia en una Fiscalía ha sido un grave retroceso que impacta claramente en perjuicio de las mujeres alegando incompetencia en diversos casos.

Urgimos al Poder Judicial del Estado para no dilatar la emision de ordenes de captura o de aprehensión en contra de los agresores, así como incorporar de manera inmediata la perspectiva de género en su hacer, agilizar la emision de sentencias condenatorias y destituir a los administradores de justicia que operen sin perspectiva de género.
Demandamos al Congreso del Estado a citar a comparescencias de todos y cada una de las y los funcionarios que están involucrados en la materia, así mismo dirigir comunicación a la CONAVIM para que les informe sobre la causa de la dilación para la emisión de la Alerta de Género en Oaxaca.

Exigimos mecanismos de sanción a las y los servidores públicos que impidan una adecuada atención a las víctimas y que permitan la construcción de una ruta de impunidad que impida la sanción a los responsables.

Oaxaca de Juárez, Oaxaca a 4 de diciembre de 2017
Consorcio para el Diálogo Parlamentario y la Equidad Oaxaca AC