-Desaparecidas, violencia familiar y feminicidios: temas ignorados por Murat

En el marco del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, diversas organizaciones feministas y colectivas realizamos acciones para denunciar la ineptitud del gobierno del estado de Oaxaca frente a la ola de violencia feminicida en la entidad.

En este segundo año de la administración de Alejandro Murat Hinojosa nada ha cambiado referente a la violencia contra las mujeres a pesar de que el 30 de agosto del 2018 se declaró la alerta de género para 40 municipios. Por el contrario, vemos como cada día la violencia se incrementa y reflejo de ello es que hasta el 23 de noviembre documentamos 235 feminicidios.

La región de Valles Centrales es donde se comete el mayor número de feminicidios, 56 casos; seguido del Istmo y la Costa donde se cometieron 41 feminicidios. Papaloapam es la tercera región con mayor número de asesinatos violentos con 34 feminicidios.

En el 57.4% de los feminicidios las mujeres fueron asesinadas a balazos por lo que insistimos en cuestionar de dónde están saliendo las armas, porqué el Estado no tiene regulación en el tráfico y portación ilegal.

Entre otras formas en las que asesinan a las mujeres se encuentran: asfixia, golpes, degollamientos, puñaladas o incineradas, lo que nos demuestra saña y odio .

En el 64% de los casos de feminicidios en los que es posible conocer la relación con el agresor éste tenía o tuvo un relación sentimental con la víctima (novio, esposo, concubino, ex novio, ex esposo). Nos alerta que no existan acciones de prevención y mucho menos de atención a la violencia familiar, de la cual hemos documentado 218 casos en lo que va el sexenio de Alejandro Murat.

Reiteramos que la violencia contra las mujeres y niñas cobra vidas a edades más tempranas, en este 2018 documentamos 4 casos de niñas menores a 5 años brutalmente asesinadas. El rango de edad en el que se comete el mayor número de feminicidios en Oaxaca oscila entre los 11 a 40 años.

Una problemática que empieza a cobrar más fuerza en nuestro estado son las mujeres desaparecidas, hemos documentado 398 mujeres, se hace más evidente la incapacidad de las instancias gubernamentales para proteger y garantizar la vida de las mujeres.

El acceso a la justicia para las familias víctimas de feminicidios y para las mujeres sobrevivientes a la violencia, es todo un viacrucis. Se enfrentan a una atención carente de perspectiva de género, a investigaciones sin seguir protocolos existentes para el feminicidio, violencia sexual; los procesos son lentos y llenos de obstáculos. La Fiscalía General del Estado tiene una deuda grande con las mujeres oaxaqueñas, al igual que la Secretaría de la Mujer que debería tener la batuta en la materia y ha enfocado su trabajo a dar excusas para no emprender acciones contudentes.

 

Condenamos el actuar de esta administración que ha sido omisa y opaca. Exigimos a las que dejen la simulación y trabajen en pro de una vida libre de violencia para las mujeres. Les recordamos que aún tienen compromisos que cumplir con la actual alerta de género como:

-Transversalizar la perspectiva de género en la Fiscalía General del Estado

-Crear un banco estatal de datos e información sobre casos de violencia contra las mujeres

-Presupuestos con perspectiva de género

-Estrategia para la atención específica del fenómeno de violencia que sufren mujeres y niñas indígenas en Oaxaca

-Mecanismos para la supervisión y sanción a servidores y servidoras públicas debido al incumplimiento de las normas para prevenir, atender y sancionar la violencia contra las mujeres.

 

Las mujeres en Oaxaca estamos hartas de la violencia y por eso tomamos las calles para exigir ¡basta ya! Necesitamos que como sociedad conjuntemos esfuerzos para hacer frente a esta sociedad machista y patriarcal.

¡Nos queremos vivas!

¡Ni una menos!

¡Justicia ya!

¡Por una vida libre de violencia para todas las mujeres!