Ginebra-Paris, 26 de junio de 2017 – En los días posteriores al primer aniversario de los sucesos ocurridos en Nochixtlán, el Observatorio exige justicia para las víctimas y alerta sobre la situación de alto riesgo en la que se encuentran las personas defensoras de derechos humanos por su trabajo en busca de la justicia ante la campaña de desprestigio a la que se enfrentan.

 

Se ha cumplido un año del operativo “Oaxaca” mediante el cual el 19 de junio de 2016 agentes de la Policía Estatal de Oaxaca y de la Policía Federal desalojaron bloqueos carreteros organizados por padres y madres de familia en conjunto con integrantes del magisterio oaxaqueño en defensa de la educación en las poblaciones de Asunción Nochixtlán, San Pablo Huitzo, San Francisco Telixtlahuaca, Hacienda Blanca y Viguera. Durante el operativo, ocho personas perdieron la vida: siete de ellas en Nochixtlán y una en el Crucero de Viguera. De ellas, siete personas fueron ejecutadas con arma de fuego y una supuestamente murió por una explosión. Además, según datos de organizaciones de la sociedad civil al menos 226 personas civiles sufrieron agravios diversos durante el operativo[1], hechos que a la fecha están impunes.

 

En el contexto de este primer aniversario, el Observatorio alerta sobre la reactivación de la campaña de desprestigio en contra de las personas defensoras de derechos humanos que trabajan contra la impunidad de este caso, así como en contra del magisterio oaxaqueño en su conjunto. Esta campaña les pone en una situación de alto riesgo, particularmente teniendo en cuenta un contexto oaxaqueño en el que los ataques en contra de las personas defensoras de derechos humanos van en aumento.

 

Según datos de la Defensoría Especializada en la Protección de Personas Defensoras y Periodistas de la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca, en 2016 se produjeron 197 agravios contra 95 personas defensoras (39 mujeres y 56 hombres) y contra 10 grupos. En al menos 72 de estos agravios se contó con la participación de integrantes de corporaciones policiacas federales, estatales o municipales. Además, según datos de la Red de Mujeres Activistas y Defensoras de Derechos Humanos de Oaxaca, el Estado lidera desde 2010 el ranking de ataques contra defensoras de derechos humanos.Es importante resaltar finalmente que el maestro y defensor de derechos humanos Damián Gallardo Martínez sigue detenido desde 2013, a pesar de que su detención haya sido reconocida como arbitraria e ilegal por el Grupo de Trabajo sobre Detención Arbitraria de las Naciones Unidas.

 

El Observatorio hace un llamamiento a las autoridades mexicanas y oaxaqueñas para que pongan todos los medios para legitimar la acción de las personas defensoras de derecho humanos en Oaxaca, y particularmente aquellas vinculadas al magisterio oaxaqueño, así como para garantizar que los hechos del 19 de junio de 2016 no queden en la impunidad y para que se produzca la reparación a las víctimas y se implementen garantías de no repetición.

 

El Observatorio para la Protección de los Defensores de Derechos Humanos (el Observatorio) es un programa creado en 1997 por la Organización Mundial Contra la Tortura (OMCT) y la FIDH y tiene por objetivo intervenir para prevenir o remediar situaciones concretas de represión contra los defensores y defensoras de los derechos humanos. OMCT y FIDH son miembros de ProtectDefenders.eu, el Mecanismo de la Unión Europea para Defensores de Derechos Humanos implementado por sociedad civil internacional.

 

Para obtener más información, por favor contacten con:

  • OMCT: Miguel Martín Zumalacárregui: (+41) 22 809 49 39 
  • FIDH: Arthur Manet / Audrey Couprie: (+ 33) 1 43 55 25 18

[1]    Véase informe de Comité de Defensa Integral de Derechos Humanos Gobixha A.C., Consorcio para el Diálogo Parlamentario y la Equidad Oaxaca A.C., Fundar Centro de Análisis e Investigación A.C. y Luna del Sur A.C.,  “Operativo “Oaxaca”, 19 de junio – Informe de violaciones a derechos humanos”, disponible aquí: http://nochixtlan.justiciaparaoaxaca.net/ .