La relación entre los grupos de poder y el resto de la sociedad, a menudo se ve sometido a la tensión de contraponerse en intereses y propósitos. La constante búsqueda de equilibrio, justicia y una vida digna y respetada obliga a muchas personas a convertirse en Defensoras y Defensores de los Derechos Humanos.

Como punta visible de un intenso sentir social, estos combatientes exponen con frecuencia todo lo que tienen -hasta sus propias vidas- para visibilizar y demandar justicia en un mundo que a veces se le hace fácil aparentar no ver lo que está pasando

Cuando estos luchadores sociales son mujeres, la desventaja, la exposición social y por lo tanto el riesgo que corren, se hacen aún mucho mayores. Al entrar el componente de género, se enfrentan particularidades que deben ser atendidas de una manera precisa para salvaguardar la integridad fisica, mental, emocional y familiar de tan importante agente social.

Muchas Defensoras se han reunido en grupos de Redes y Alianzas locales, estatales, nacionales e internacionales. El acompañamiento multi disciplinario, la visibilización y divulgación de sus luchas y las amenazas que enfrentan, la recopilación científica de hechos y eventos relevantes son algunas de los frutos del trabajo de estas redes.

Protección y Seguridad

Autocuidado